El Valle del Jerte - Colores que enamoran - ParaisoExtremeño

El Valle del Jerte – Colores que enamoran

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram

Sobre el Valle del Jerte

El Valle del Jerte es una de las comarcas más bellas de Extremadura. Es conocida en toda la Península Ibérica por su magnífico espectáculo del cerezo en flor cuando llega la
primavera. En esta época sus campos se tiñen de blanco gracias a la multitud de cerezos que florecen (más de un millón). Esto da lugar a gran cantidad de actividades destinadas
a reflejar la cultura de sus municipios.

La comunidad del Valle del Jerte está situada al norte de Extremadura, colindando con las provincias de Ávila y Salamanca.

En esta comarca encontramos once municipios que suman una población aproximada de 10.000 habitantes, aunque es notable la paulatina despoblación. En estos municipios se vive principalmente de la agricultura, en concreto el cultivo de cerezos y la posterior comercialización de sus frutos.

El cuanto al clima de la zona, este está fuertemente condicionado por diversos factores geográficos como el relieve. La existencia de montañas provoca el ascenso de las masas de aire que se topan con estas, provocando precipitaciones. Este y otros condicionantes provocan que se suavice su carácter continental.

El cerezo en flor en el Valle del Jerte – Foto por Jose Javier Martin

Cúando visitarlo

Sin duda, a la hora de visitar el Valle del Jerte hay que tener en cuenta la época en la que se viaja, debido a que puede cambiar mucho el paisaje en cada estación; en invierno suelen primar las visitas orientadas a la hidrografía con lugares como la Garganta de los Infiernos. Es en esta época en la cual el caudal suele estar más elevado.

El verano suele ser la época en la que las piscinas naturales son más frecuentadas , esto se debe a que el calor es un factor limitante a la hora de realizar actividades relacionadas con el senderismo y el turismo ecológico.

En otoño son habituales las rutas por la naturaleza y las actividades relacionadas con la fotografía, ya que, como se ha mencionado anteriormente, al haber una gran cantidad de cerezos podemos contemplar la combinación de verdes y ocres que nos dejan sus hojas los días anteriores a su desprendimiento.

Por último, sin duda la primavera es la mejor época para visitar esta comarca, por la floración de la inmensa cantidad de cerezos que habitan estas tierras. Sobre todo, es importante la Semana Santa, sin lugar a duda la época del año en la que es más visitada esta comarca. La época de floración del cerezo trae consigo la celebración de una gran fiesta a lo largo de todo el Valle del Jerte. En ella abundan los actividades rutas de senderismo, eventos orientados a la gastronomía y también exposiciones sobre las distintas tradiciones que se han desarrollado en los pueblos de la comarca.

Un factor a tener en cuenta si la intención del lector es contemplar el cerezo en flor es que no todos los cerezos florecen al mismo tiempo. Primero comienzan a florecer los que están situados en las zonas de menor altitud, y poco a poco el fenómeno se extiende hasta las zonas más altas. Por último, es importante mencionar que este fenómeno está reconocido oficialmente entre el 21 de marzo y el 3 de mayo.

Qué hacer en el Valle del Jerte

En cuanto a las actividades que podemos realizar durante todo el año encontramos las rutas BTT (ciclismo de montaña), entre las que destacan el Cordel del Valle, los Pinos de Tornavacas, la Umbría de Cabezuela, la Sierra de Tormantos y el Monte Reboldo, cada una con sus peculiaridades. También es muy habitual el barranquismo en esta zona. Encontramos tres barrancos muy reconocidos por los aficionados a este deporte, son el Barranco Las Nogaleas, el Barranco Los Hoyos y El Barranco Los Papuos. A estas alturas el lector se habrá preguntado si no hay rutas de senderismo que merezcan la pena, y es que en el Valle del Jerte encontramos una inmensa cantidad de rutas, cada una con sus características y paisajes únicos, las más famosas son la Ruta Camino Real, la Ruta Cascada del Caozo y, sobre todo, la Ruta del Cerezo en Flor.

En cuanto al patrimonio cultural y artístico de la comarca, encontramos multitud de museos destinados a la naturaleza. Entre ellos el Centro de Interpretación de la Naturaleza, el
Centro de Interpretación del Agua o el Centro de Reproducción de Salmónidos. También podemos toparnos con museos más dedicados a la historia como El Museo Etnográfico
Doctor Sayans. Por otra parte, el Valle del Jerte nos impresiona con la variedad de iglesias que encontramos en cada uno de sus municipios, como la Ermita Cristo del Amparo, la
Ermita de San Antonio o la Ermita de San Felipe y Santiago, sin duda son obras arquitectónicas dignas de admiración.

En definitiva, el Valle del Jerte es una comarca rica en cuanto a naturaleza y cultura. Si lo que te apasiona es el turismo rural y natural, no puedes quedarte sin visitar
esta zona, ya sea por el maravilloso espectáculo visual de sus montañas, como la riqueza cultural que albergan sus municipios.mejor